05 julio 2017

Donde los tomates serán libres

Es aburrida la vida en la tomatera, por eso los tomates aprovechan sus largas jornadas al sol para contarse historias de esperanza y redención. Las hay muy hermosas, pero la que todos quieren escuchar es aquella que cuenta la vuelta a la mata del tomate andarín.
Se relame de gusto el gordo tomate maduro, colgado en la parte alta de la tercera rama, mientras se dispone a contar una vez más la historia que ya todos conocen:
 "Hubo un tiempo en que los tomates vivíamos en la incertidumbre sobre nuestro futuro. Estábamos asustados porque no sabíamos que ocurría cuando éramos arrancados de la rama o caíamos a tierra ya maduros. Nos parecía el final de todo. Una vida despreciable y triste. Por eso muchos se suicidaban antes de tiempo. Renunciaban a la vida, preferían mantenerse verdes y no llegaban a madurar. 
Sin embargo un suceso lo cambió todo. Es la aventura de un tomate que luego de haber sido arrancado volvió con nosotros. Contó que se cayó de la cesta en que lo habían colocado y llegó rodando hasta la tomatera. Era un tomate maduro y espabilado, estaba en la parte más alta del canasto y antes de caer pudo ver cosas que a cualquier otro le pasarían desapercibidas. 
Lo que más le llamó la atención era que los tomates eran liberados de sus ramas, acariciados por sus benefactores y luego colocados en un plato como si fueran seres excepcionales. Fue un momento de pura revelación y antes de caerse al suelo por el impacto de un objeto, entendió que había encontrado la respuesta a la gran pregunta. 
Había un futuro de libertad para los tomates. 
Un lugar blanco, pulido y frío donde los tomates al fin serian libres y no esclavos en sus ramas. 
Cuando llegó a la tomatera le contó la buena nueva a sus congéneres y ellos a su vez se lo fueron transmitiendo a los nuevos tomates generación tras generación. Así hasta hoy. 
Por eso nos ponemos tan contentos cuando nos arrancan. Por eso queremos estar bien gordos y ponernos rojos cuanto antes. El agua y el sol nos dará la libertad. ¿Verdad?"
"Verdad" respondieron a coro todos los tomates de la vecindad.


32 comentarios:

  1. A los tomates les atraen los acentos mesiánicos de una escatología que trabaja para supeditar la vida a la promesa de un fin y justificar sufrimientos y renuncias en nombre de dicho fin, abstracción que bloquea, por otro lado, todo pensamiento crítico. Pero que más da, si el tomate que volvió es convincente, los tomates confiarán en que serán libres cuando los cojan de las matas. Amén.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual, la redención bien merece la espera desde la resignación presente. La esperanza es una forma de esclavitud a un futuro solo imaginado.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Uy. Esto podría tener una evocación más o menos parecida al asunto de la muerte de los humanos: hay alguno que dice haber llegado a las puertas del Más Allá, a ver una luz blanca, a sentir una paz inmensa... pero hasta ahí. Del otro lado no ha vuelto nadie, que sepamos.

    A ver si va a ser cierto eso de que hay un dios colérico y psicópata que nos manda a todos al Infierno...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás no ha vuelto nadie porque allá, al otro lado, se vive genial ¿y para que venirse a los barrios bajos cuando está de película en los altos?
      A lo mejor ese Dios no es ni siquiera malo, solo un ser muy hambriento y con vocación depredadora.

      Eliminar
    2. Si, de los que hace salmorejo.

      Eliminar
    3. Si es omnipotente y omnisciente seguro que tiene la respuesta a la gran pregunta: ¿Cual es la diferencia entre el salmorejo y el gazpacho que el el sur es tan obvia y aquí por Invernalia no tenemos tan claro.

      Eliminar
  3. ¿Cómo era el chiste del Ketchup de Pulp Fiction... pues eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me acordaba del chiste y lo acabo de encontrar: es  éste.
      Cierto, los tomates son capaces de las mayores sorpresas.

      Eliminar
  4. Supongo que lo del tomate es una metáfora, pero yo me quedo con la variedad "raf". Soy un consumidor nato de este producto de la huerta que admite muchas compañías que realzan su sabor. Hay alguna excepción. Mi abuela materna solía repetir aquel refrán que dic: "A todo le siente bien el tomate, menos a las gachas y al chocolate".

    De la metáfora...que se encarguen otros.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. ¿Cabe mejor destino para un tomate que un paladar agradecido y un estómago acogedor?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "El tomate raf es una variedad de tomate (Solanum lycopersicum, Solanaceae) obtenido a partir de la selección artificial practicada sobre los tomates tradicionales que se plantan al aire libre desde 1969."
      Mi ignorancia sobre los tomates es supìna salvo lo más básico.
      No entiendo esas discrepancias entre chocolate y tomate siendo oriundos de las mismas tierras y la verdad me da cierto apuro hacer cualquier clase de combinación con ellos que pueda atentar al buen gusto.
      No sé si el paladar y el estomago humano son el mejor destino para los tomates, la verdad es que nadie les ha pedido la opinión al respecto. Al menos no tienen la mala suerte plebeya de ser introducidos de cualquier manera manera en un bote sin atender a la comodidad requerida.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Ja, ja, ja... Me parece que ese tomate no se quedó el tiempo suficiente para conocer toda la historia y comprobar lo que pasa cuando te dejan en el plato. En fin, todos vivimos amarrados a nuestra realidad, a nuestro entorno, a nuestras calles, a nuestra familia. Tanto, que somos incapaces de ver más allá, que existe otra manera de vivir más allá de las cadenas del reloj y del trabajo. Que cada uno de nosotros podemos hacer cosas increíbles, solo hace falta imaginación y creérselo. Esos tomates, al menos, vivirán felices, porque si algo tiene la mentira es que puede retorcerse a nuestra comodidad; la verdad está demasiado sobrevalorada para esos menesteres. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una reflexión muy atinada, David pero siempre me pregunto lo mismo ¿si llegamos a conocer una realidad más completa de las cosas, y no solo lo meramente aparente que tenemos a nuestra disposición, como nos podremos acomodar a una realidad que sabemos limitada? Como en la entrada anterior, surge el mito de la caverna como alegoría. A veces saber que lo que hay delante son solo sombras puede resultar muy doloroso.
      Un abrazo para ti.

      Eliminar
  7. Anoche hubo una tormenta tremenda en Madrid y hoy por la mañana he comprobado que la naturaleza (la reguladora del equilibrio de las cosas y de todos los todos) había castigado seriamente a mis plantitas de tomates, que con sus tallos rotos y ya sin flores, seguramente no fabricarán ni un solo fruto. Leyendo tu escrito tomatero y lo que ha pasado ayer en el parlamento de Venezuela (con mucha salsa de tomate sobre las cabezas de los parlamentarios), no he podido dejar de recordar ese tema de Quilapayun que decía: ... «Que culpa tiene el tomate de estar tranquilo en la mata si viene un hijo de puta , lo mete en una lata y lo manda pa Caracas»
    ... ¡Me encantan los tomates !
    Un abrazote y felices vacaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te sirve de consuelo a mí me ocurre lo mismo con mis plantas tomateras, que solo me han sido fructiferas una vez, y al final he decidido olvidar su condición de productoras de frutos y asumir su carácter meramente ornamental.
      Recuerdo el lema de Quilapayun pero creo que la letra se remonta a la Guerra Civil Española.
      Recuerda la primera estrofa que también tiene tela:
      La yerba de los caminos
      La pisan los caminantes
      Y a la mujer del obrero
      La pisan cuatro currantes
      De esos que tienen dinero

      Un abrazo y felices vacaciones

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. No he visto la película Hot Dog pero he encontrado este trailer en Youtube.
      Al Hot Dog siempre le sientan bien los tomates, sin duda.

      Eliminar
  9. Este tomate lo cuenta a su manera y los otros lo ven como una liberación; pero el final es siempre es el mismo, acabar en un recipiente para deleite de los que manejan el mercado...

    Que rica es la salsa de tomate y al ritmo de la salsa.

    Que pases un tranquilo verano estimado Krapp.

    Yo comienzo hoy las tan ansiadas vacaciones:)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La liberación es una ilusión pero por ello hay que entregarse a ella descartando otras posibilidades más inquietantes.
      la salsa y el tomate por si mismo con su mecanismo siempre está bueno de cualquier forma.
      Felices vacaciones y un abrazo refrescante que de calor ya estarás servida.

      Eliminar
  10. Hay vida más allá de la mata, ya sea en el plato o en la lata.
    Como alegoría de la humana condición me parece muy logrado. Y no quiero ni pensar qué tipo de ingrediente podríamos ser nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te cojo la primera frase, me encanta.
      Muchas gracias, Chafardero y si lo piensas bien, tampoco somos tan diferentes: un poco de salsa o un poco de sangre por atrás o por delante.

      Eliminar
  11. Mierda. He llegado tarde y ya está todo dicho, incluso mejor de como yo lo hubiese hecho. Tenía incluso el link para la versión de Quilapayún:

    https://www.youtube.com/watch?v=M3clJISZWtg

    Que sí, que vamos de la sartén al fuego.

    Lo único que se me ocurre es el manido chiste de los dos tomates que van por una carretera, y en esto que dice uno:
    -Cuidado, viene un camión.
    ¡Plof!
    -¿Qué?
    ¡Plof!

    Todo sea por no quedarme callado. Pero es que ni así estoy más guapo.

    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya hombre, una oportunidad perdida pero bueno todo es remediable.
      No meta los tomates en el fuego yo los prefiero al natural.
      El tomate aplastado debía ser de categoría para sobrevivir a dos plofs.
      No se menosprecie que usted vale mucho.

      Saúde

      Eliminar
  12. El tomate crece para el deleite de nuestro paladar, cogerlo al punto y abrirlo y con un poco de sal y aceite , es un deleite al paladar. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde nuestro de punto de vista es así, lo que no sé es lo que le parecerá a él si pudiera decírnoslo.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Viviendo feliz a través de una mentira, o una media verdad que todos llegan a adueñarse como su propia historia. ¿A qué me suena eso?
    Muy buena reflexión.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María. ¿Qué sería de nuestras vidas sin las reconfortantes mentiras?
      Besos

      Eliminar
  14. ¡Ay! Yo voy a empezar por mi Chiste Favorito de Tomate:

    [Dos tomates están en un Frigorífico. Helado, uno le dice a otro "¡Qué Frío hace!". Asombrado, el otro responde "¡Uy! ¡Un tomate que habla!"]

    Y ahora... a por tus Tomates... Ainsss... ¡Pobretes! ¡Solo se fían de las palabras del Tomate Mayor! Y ni siquiera se cuestionan que, dichas palabras, con el paso del tiempo, pueden parecerse más a las Historias que se transmiten por el Teléfono Escacharrado (al que seguro juegan los Tomatines más pequeños... Y, al que seguro también, los Tomates Adultos no prestan mucha atención u.u)

    Y... ¿Qué pasa con los Tomates que, por ser distintos, acaban en la Basura y no en plato? Leyendo esto con voz de Helen Lovejoy: "¡¿Es que nadie va a pensar en estos Tomates!?"

    ¿Quién sabe? Quizás algún día los Tomates se atrevan a jugar a "Verdad, Mentira o Atrevimiento".

    Gran Reflexión.

    ¡¡Besines!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen chiste aunque creo que los tomates en una nevera pierden algo de su alma.
      Ya sabes que la escolástica, es decir recurrir al valor de los argumentos en función de quien las dice, funciona en todas las culturas incluso en la tomatera y por eso lo que dijo el Tomate Mayor va como quien dice a misa.
      Probablemente aquel venerable tomate si fue honrado en su exposición, solo contó lo que vio y por lo tanto solo vio tomates salvados en un plato y no a los desechados aunque si lo piensas bien estar en un plato no implica que no puedas luego ser convertidos en salsa para un bote.
      Gracias, Campanilla, saludos a Peter Punk.
      Besos

      Eliminar
  15. Los tomates somos el centro del Universo porque el Gran Tomate Universal nos hizo a su imagen y semejanza. Todas las criaturas del Universo deben tener como misión principal servirnos a los tomates, nacieron para ello, para servir a los que somos la imagen viva del Gran Tomate Universal.
    Entre nosotros hay tomates que no tienen la piel lisa, que su sangre no es dulce, que desentonan con el resto de la Gran Hermandad Solanumlycopersica. Tienen arrugas y su crecimiento y presencia no es agradable, traidores a los que silenciar y anular...

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exquisito. Me encanta esta visión subjetiva y personal del tomate.
      Toda criatura debe sentirse parte del Universo ya que el mundo cuesta ser contemplado desde una visión en que uno mismo no sea el centro del todo por mucho que teóricamente pensemos en esa posibilidad lo cierto es que todo gira alrededor de nosotros mismos.
      Hay mucha variedad de tomates por lo tanto debe haber mucha pelea entre ellos por la supremacía.

      Saludos, Temujin.

      Eliminar
    2. Correción: Toda criatura debe sentirse centro (no parte) del Universo

      Eliminar